Review SLI Gigabyte Aorus GTX 1080Ti Xtreme Edition 11G

Review SLI Gigabyte Aorus GTX 1080Ti Xtreme Edition 11G

Ya os hemos hablado de la Nvidia GTX 1080Ti en nuestra anterior review, la primera tarjeta gráfica capaz de ejecutar videojuegos a resoluciones 4K alcanzando una buena tasa de imágenes por segundo con la que poder disfrutar de cualquier título.

Si bien es una solución más que suficiente para cualquier usuario actual que posea un monitor 4K, hoy en día estamos a la puertas de ir un paso más allá con los recién anunciados monitores 4K/144Hz y 8K, modelos orientados hacia los jugadores más exigentes a los que la resolución 4K a 60fps les sepa a poco y que dispongan de un gran poder adquisitivo.

Para ellos existe la actual revisión que hoy os traemos donde podremos analizar que son capaces de ofrecernos dos tarjetas gráficas Aorus GTX 1080Ti Xtreme Edition 11G montadas en SLI.

Repasemos antes las especificaciones técnicas con las que cuenta cada GPU:

“La Aorus GTX 1080Ti Extreme Edition 11G es una tarjeta gráfica con arquitectura Pascal que cuenta con chip el GP102 fabricado bajo una litografía de 16nm trabajando a unas frecuencias base de 1632 MHz que con el Boost se elevan automáticamente hasta los 1746 MHz en su modo OC, 3584 procesadores CUDA (56 SMs con 64 procesadores CUDA por SM / vs 3840 CUDAS del chip GP102 completo), 88 ROPs, 224 TMUs y un total de 11Gb de memoria GDDR5X firmadas por Micron trabajando a una frecuencia base de 1404/1431 Mhz (11232/11448 MHz efectivos) en sus respectivos modos Gaming/OC, que unidas a un bus de 352 bits arroja unas transferencias de 494,2Gb/s, unas características muy similares a las de la Titan X Pascal con las únicas diferencias de que esta última cuenta con 12Gb GDDR5X y un bus de 384 bits, el resto de especificaciones se complementan con soporte Directx 12.1, OpenGL 4.5, Vulkan, multi-gpu SLI con un máximo de 2 tarjetas gráficas, soporte multimonitor Surround y las tecnologías propias Ansel para la captura de juegos en 360º y los efectos exclusivos Gameworks.”

PRUEBAS DE RENDIMIENTO

Los equipos empleados para las pruebas constan de un procesador de 8 núcleos / 16 hilos @ 4,5 GHz utilizado para los test sintéticos buscando la máxima puntuación que alcance el SLI de Aorus GTX 1080Ti Xtreme Edition 11G, mientras que para juegos se ha utilizado un procesador de 6 nucleos / 12 hilos @ 4,5 GHz buscando la máxima proximidad a entornos reales que puedan darse mas cotidianamente.

 

Test Sinteticos

3DMARK

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

UNIGINE

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Juegos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

TEMPERATURAS Y CONSUMO

Con los relojes de stock y el ventilador al 90% de uso la mayor temperatura alcanzada en una de las tarjetas gráficas es de 84º, manteniéndose por debajo de los 75º la mayor parte del tiempo, mientras que la segunda se mantiene por debajo de 70º, por lo que al disponer de tanta potencia y viendo que se alcanzan temperaturas un tanto elevadas de stock, hemos decidido descartar el aplicar cualquier tipo overclock sobre ellas.

Como ya avisamos en la anterior review, el tamaño de la GTX 1080Ti podría suponer un problema a la hora de mantener una correcta ventilación cuando se montasen dos en SLI, dejando en el mejor de los casos un ranura de espacio entre las dos GPUs siempre y cuando la placa base lo permita, un punto a tener en cuenta antes de comprarse una segunda tarjeta gráfica para aprovecharla en multi-GPU.

Otro punto a tener en cuenta es el consumo de este SLI, donde en el peor de los casos es ligeramente inferior a los 250W de más que con una sola, siempre que la segunda GPU se utilice correctamente, por lo que teniendo un consumo aproximado de 500W solo para las tarjetas gráficas se recomienda una fuente de alimentación de 850W de calidad para suministrarle la energía necesaria a todo el equipo sin problemas, un punto a su favor al ser GPUs con un consumo tan bajo.

CONCLUSIÓN

Como os decíamos al principio de la review, esta solución multi-GPU no está destinada a todos los públicos, tanto por el desembolso económico que supone, superando los 1600€, como por lo necesario para sacarle provecho a tal potencia gráfica.

Recomendamos montar este SLI a aquellos usuarios que actualmente posean un monitor 5K o que tengan pensado adquirir los nuevos monitores 4K/144Hz, los cuales se tiene previsto que partan desde los 1200$ hasta los 2000$, o en un caso hipotético futuros modelos con resoluciones 6K donde la pareja de GTX 1080Ti se mueve con soltura a calidades Ultra como hemos podido comprobar en las pruebas, alcanzando una tasa de FPS mas que aceptable en títulos optimizados para multi-GPU.

Al igual que con una única GTX 1080Ti no recomendamos este SLI para usuarios que dispongan de monitores 1080p/144Hz – 2k/60Hz/144Hz ya que existen modelos más económicos en el mercado que cubrirían sus necesidades como las GTX 1070 y GTX 1080, ni tampoco a usuarios con monitores 4K/60Hz ya que con una sola tarjeta gráfica es más que suficiente.

Tampoco recomendamos adquirir este SLI para usar el reescalado DSR en monitores 4K ya que la mejora visual es casi imperceptible.

Para aquellos jugadores que tengan pensado adquirir un monitor 8K, (con un precio estimado de 5000$), es posible que este SLI todavía se les quede corto, ya que para alcanzar una tasa de 30 imágenes por segundo tendrán que reducir la calidad gráfica en la mayoría de títulos actuales, pudiendo optar por un Quad-SLI (4 GPUs) de GTX Titan X Pascal o Titan Xp en pro a las soluciones Dual-GPU que ofrecen como máximo las GTX 1080Ti, consiguiendo así alcanzar tasas de FPS mas aceptables en calidades Ultra.

Tras la pruebas realizadas y las conclusiones obtenidas estrenamos y otorgamos el certificado -H Plus Diamond- al SLI de Aorus GTX 1080Ti Xtreme Edition 11G.

Noticias Recientes